Actualidad

Técnicos argentinos diseñan una plataforma digital para seguir evolución de las pasturas .
BUENOS AIRES ECONOMICO   (03/12/2015)

Por Merino Soto

Sin-título-1

A partir de ahora los ganaderos podrán seguir el crecimiento de las pasturas en su campo. El desarrollo de un software de manos de técnicos argentinos permitirá evaluar la oferta del forraje. Se trata de una elemento importante a la hora de planificar el negocio día a día.

Técnicos de la Facultad de Agronomía de la UBA (Fauba), Aacrea, INTA y el Ministerio de Agricultura, publicaron el Tablero de Control Forrajero. Se trata de una plataforma digital por ahora vía web, por el cual se puede observar cómo crece el recurso pastoril. La herramienta es de gran ayuda al sector dado que el productor puede destinar las distintas zonas de su campo con el número de animales para no sobrecargarlo.

La evolución del pasto se mide a través de un sensor satelital (MODIS) el cual tiene en cuenta la incidencia de la radiación solar que es la que absorbe si hay variaciones ambientales en el suelo como por ejemplo precipitaciones o altas temperaturas. De esta forma se ve reflejado el comportamiento de la vegetación conocido como índice verde.

El programa permite por el momento ver el tipo de pasto en el suroeste, sureste y noroeste de Buenos Aires y en la Patagonia, y a la vez hacer comparaciones sobre como fue la historia productiva de las zonas mencionadas. Hay datos desde el 2000. El saber la información pasada hace que el productor pueda conocer qué es lo que puede suceder en un año más húmedo o cálido si hubo o no más forraje. Con esos datos tendrá la posibilidad de hacer planificaciones y comparar en base a eso su actividad en el corto plazo y mediano plazo.

El diseño de la plataforma a nivel global “es bastante innovador es su estilo aunque hay algunos proyectos similares”, señaló desde la cátedra de Forrajicultura de la Fauba y técnica en el área de Ganadería de Aacrea, Mercedes Vassallo.

Actualmente 300 establecimientos ya acceden a esta nueva tecnología. El mismo se puede hacer en forma gratuita, pero en este caso la información sólo es en forma general, es decir la tasa de crecimiento promedio para la zona a evaluar. Por otro lado está la versión paga. Los costos varían según la zona o la superficie a relevar y a diferencia del primero se puede contratar un servicio puntual para cada campo.

Lo que viene

A futuro Vassallo adelantó que se trabajará en una app para bajar en un smartphone o tablet y desde ahí seguir el crecimiento de la pastura desde cualquier lugar.

Además “la idea es seguir introduciendo una mayor información que siga ayudando a la toma de decisiones como poder hacer un balance forrajero”, sostuvo la experta.

Esto último consiste en conocer la oferta global de un establecimiento que seria la sumatoria de cuanto pasto aporta cada recurso forrajero y a su vez cuanto pasto o cuanta energía requiere el ganado que esta consumiendo entonces se contrasta como un balance a ver cuanto hay y cuanto se necesita y en base a eso se planifica para los años en los cuales hay menor disponibilidad o no y se puede sostener la cantidad o no de animales en el campo.

En definitiva de trata de una herramienta que apunta a la mejora de la eficiencia de la actividad ganadera. Herramienta que podría ser en un futuro no muy lejano llegar a aplicarse en otros países. Será entonces un logro de los técnicos argentinos.

Buscan obtener animales más productivos

A través de la genómica, una disciplina de la genética, científicos diseñan un ranking de bovinos con el objetivo de obtener animales más productivos que se traduzca luego en una mejora de la calidad de carne y reproducción, con resultados que permitan a la larga un desarrollo en la eficacia de kilos por hectárea. De esta forma, la Argentina se pone a la par de un selecto mercado conformado por países desarrollados y augura así, mayores ingresos a futuro. El proyecto es llevado adelante por la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (Fauba), el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y las Asociaciones de Criadores de Brangus y Braford.

Opine sobre esta nota